Aprende a cuidar tus zapatos

Sin duda los zapatos son unos de nuestros mejores amigos, y todas sufrimos demasiado cuando alguno de nuestros zapatos se daña, sobre todo si apenas nos los hemos puesto una o dos veces. Es por eso que vamos a darles algunos consejos para prolongar la vida útil de tus zapatos.


Recomendaciones Generales:

1. No dejes que se mojen, el agua y la humedad provocan que los zapatos se deformen. Si te atrapó la lluvia, al llegar a casa quítate los zapatos y mételes papel dentro para que absorban la humedad y mantengan su forma.

2. No los uses dos días seguidos, esto ayudará a que no se deformen y que no se impregnen de olor.

3. Utiliza un calzador o una lengüetica, esto evitará que se maltraten por la parte del talón.

4. Si tus zapatos te aprietan, humedécelos con un poco de alcohol (no los empapes, hazlo con un trapo), póntelos y camina para que el material ceda poco a poco.

5. Utiliza productos para desinfectar el interior del zapato. También puedes adquirir productos de limpieza específicos para cada material, pero no abuses en su uso.

6. Siempre debes guardar tus zapatos, pues la humedad los daña. No apiles uno sobre otro, y si vas a dejar de utilizarlos durante mucho tiempo, rellénalos con papel o periódico para que no pierdan su forma.

Por material:

1. Piel: Saca las manchas con un trapo suave y húmedo. Sécalos y después úntales un poco de tu crema corporal (puedes ayudarte poniendo la crema en un trapo), esto ayudará a mantener en buen estado la piel. Si tus zapatos están empapados por alguna razón, déjalos secar al aire (no bajo el sol) antes de aplicarles la crema. La piel sintética es menos delicada, así que puedes limpiarla con un trapo húmedo o un cepillo suave y encerarlos.

2. Charol: El charol es un material muy fácil de limpiar, sólo debes pasarles un trapo húmedo y luego uno seco; incluso puedes lavarlo con una esponja enjabonada. Debes tener mucho cuidado de no rayarlos, así que no los uses en terreno desconocido.

3. Terciopelo y gamuza: Básicamente necesitan los mismos cuidados. El terciopelo es más delicado que la piel, puedes limpiarlo con un trapo muy suave y súper seco, o con un cepillo de dientes de cerdas suave, frotando con delicadeza. Si tus zapatos se mojan, no los frotes enseguida, déjalos secar al aire y después frótalos con el cepillo dental. A los zapatos de gamuza puedes frotarlos con una toalla con cierta regularidad, así conservarán el color por más tiempo.

4. Cuero Ante o Cuerina: Es un material muy difícil de desmanchar, así que antes de usarlos utiliza un protector en spray. Si los manchas de tierra o polvo, puedes limpiarlos con un cepillo de cerdas metálicas, pero con movimientos muy suaves.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *